• cuidándose

    durante el camino del tratamiento

  • serenidad

    frente a la ansiedad y el estrés

  • aprendizaje

    de nuevas técnicas para sentirse mejor

  • dudas

    las aceptamos y las resolvemos!

  • confianza

    en uno mismo para avanzar

Cuerpomente ... Para la Fertilidad

Una buena preparación tanto física como emocional nos puede ayudar a llevar mucho mejor cualquier situación por la que estemos pasando, y el deseo de tener un hijo es un momento muy importante en la vida de la persona o pareja que puede llegar a convertirse en una situación emocionalmente dolorosa.

Cada día son más las parejas o mujeres solas que tras decidir tener un hijo se encuentran con ciertas dificultades físicas y psicológicas para conseguirlo. Muchas de ellas deciden trabajar durante los tratamientos de reproducción asistida su parte emocional.

Dudas, temores, tristeza, dolor, rabia frustración, culpa, soledad, esperanza, incomprensión, envidia, vacío, etc. son algunos de los sentimientos que la persona puede vivir cuando comienza este camino y va comprobando que no es tan fácil como imaginó.

Durante este proceso surgen diversos pensamientos: “no es como yo había pensado”, “¿cómo me enfrento al tratamiento que voy a realizar?”, “¿cómo puedo aprender a manejarme con mis sentimientos en esta situación?”, “son varios intentos y no lo he conseguido, ¿cómo sigo adelante?”, “¿qué hago con mis dudas o fantasías negativas que alimento cada día?”, etc.

Es saludable dar salida a este tipo de situaciones y emociones que nos bloquean, por lo que he creado un programa personal con el que aprender a trabajar con nuestros recursos internos, muchas veces sin desarrollar.

Cada vez son más los estudios que demuestran que una buena preparación emocional durante un tratamiento de reproducción asistida aporta grandes beneficios a los pacientes, facilitándoles todo el proceso y aumentando la posibilidad de conseguir el embarazo deseado.

Los más de 15 años de experiencia en este difícil y muchas veces alegre camino de los tratamientos de reproducción asistida y con todo lo que me han ido transmitiendo los equipos humanos de los centros donde he trabajado, así como las experiencias y enseñanzas compartidas con los verdaderos protagonistas, los pacientes, me ha permitido desarrollar el programa CUERPOMENTE … para la fertilidad.

Es un trabajo personalizado para que la persona o pareja pueda sentirse acompañado antes, durante o después del tratamiento, para que aprenda a estar fuerte emocionalmente, a trabajar con sus propios recursos psicológicos y estar bien informado en todo momento, dar serenidad y calma a nuestro cuerpo y nuestra mente, que a veces nos pone barreras que cuestan aceptar y atravesar.

Todo este trabajo personal de afrontar la fertilidad es un gran acto de valentía, ya que en este camino nos enfrentamos a nuestros miedos, dudas, fantasías, etc., y aprendemos a hacerles frente.

¡Bienvenido a este camino en el que seguro que podemos caminar junt@s!